Actualidad

vermut golfo

Vamos a tomarnos un Vermut

Según dicen, el primero en poder prepararnos un Vermut con éxito fue, allá por el siglo V antes de Cristo, el amigo Hipócrates. Médico destacado en la antigua Grecia. Muchos se refieren a él como el padre de la medicina. De su padre y de su abuelo aprendió medicina y, quién sabe, quizás ya ellos crearon y elaboraron el principio del Vermut.

Hipócrates estudió filosofía pero, sobre todo, enseñó y practicó la medicina durante toda su larga vida. Se cree que vivió hasta los 90 años quizás, ya puestos a especular, gracias a beber esa bebida conocida hoy como Vermut.

No es de extrañar que, con su sabiduría y el conocimiento de las plantas y hierbas aromáticas, creara una pócima, una bebida rica y especial con base de uvas y mezcla de hierbas.

Los romanos recogieron el relevo de esta deliciosa tradición griega, añadiendo al vino productos como la miel y otras hierbas.

Pero fue a finales del siglo XVIII, principio del XIX, cuando los hermanos piamonteses Luigi y Giuseppe Cora, prepararon el Vermut ya con un carácter industrial.

Con el paso del tiempo la palabra ha adquirido también un sentido genérico para definir el aperitivo –cualquier bebida con unas tapas– previo a la comida. De aquí proviene la expresión ¿Quedamos para tomar el vermú?

Existen dos variedades: el vermut blanco y el vermut rojo, también llamado vermut negro. Este último es de origen italiano y resulta más dulzón, mientras que el blanco es más potente y amargo, teniendo su origen en Francia.

Cada Vermut es especial y particular. Todos tienen en común su base alcohólica y su fermentación con determinadas plantas y especias delicadamente escogidas y tratadas. Las más comunes son: clavo de Madagascar, pensamientos, frambuesa, díctamo de Creta, ajenjo, limón, raíz de lirio, árbol cascarillo y canela de Ceilán.

¿Quedamos para tomar un Vermut? ¿Qué os parece si el de hoy fuera elaborado con uvas sobremaduradas de la variedad Tempranillo… de la zona de la Ribera del Duero?

¿Qué os parece si hoy brindamos por Hipócrates, y nos deseamos una larga y feliz vida saboreando, compartiendo los manjares de la tierra?

Deja un comentario